TC_D29_19
10013
true
[ ]

Tips para el cuidado de la ropa

En las tareas del hogar, conocer el cuidado de la ropa es un proceso importante porque te permite evitar su desgaste, prolongar su vida útil, disfrutar de la consistencia natural de las telas y conservar un color brillante, como cuando las acabas de comprar.

Para ello, deberás aprender cómo lavar ropa de color, cómo evitar que la ropa negra se destiña, poner en práctica ciertos consejos o trucos de lavado útiles y aplicar el proceso de secado correcto según el tipo de prenda.

Cuidando la ropa al lavarla

¿Cómo lavar ropa negra, blanca y de color?

1. Examina las etiquetas

El primer punto para cuidar tu ropa es considerar sus características, pues las telas tienen diversas indicaciones de lavado que corresponden a la resistencia, color, clase del lienzo, etc. Al leer las etiquetas, encontrarás que existen composiciones de ingredientes como el algodón, poliéster o espandex, aunque también existen otros tipos de tela menos comunes con requisitos de cuidado especiales, entre los cuales se encuentran el cuero, seda, paño, lino, etc.

De esta manera, descubrirás que algunas etiquetas mencionan un ciclo de lavado recomendado, los más comunes es el tipo normal o delicado. Este último tiene mayor cuidado al lavar porque sus movimientos son cortos y lentos con el fin de preservar las características originales de la tela.

También es fundamental separar la ropa de color, blanca o negra pues cada tela tiene pigmentos especiales que pueden afectar a las demás prendas, además de dejar pelusa y residuos de los tejidos más oscuros en la ropa de tonos claros o viceversa.

En caso de tener ropa muy delicada, además de escoger el ciclo delicado, lo ideal es introducirla en bolsas especiales de lavado. Incluso si no cuentas con una bolsa de este tipo, puedes utilizar una funda de almohada y, con ello, evitarás posibles daños en los botones, cremalleras y detalles de la prenda.

Mujer revisando las etiquetas antes de lavar
2. Aplicar cuidados especiales de las telas

De inicio, la ropa de mezclilla necesita separarse en tonos: los azules o claros y los negros. Es normal que jeans, chamarras o blusas de esta tela vayan reduciendo su color, porque su composición es una mezcla de algodón, poliéster y elastano que en el proceso de fabricación fue teñida para darle ese tono parecido a la mezclilla.

Si bien, adquirir mezclilla con 100% de algodón es muy difícil por el alto costo de estas prendas, puedes prevenir desgarres en tus jeans, así como evitar que la ropa negra se destiña, al escoger un ciclo de lavado corto, agregando agua fría, jabón líquido y sin exprimir la tela. En todo caso, recuerda que toda la ropa de mezclilla no debe lavarse muy seguido a menos que tenga manchas exageradas.

Ahora, respecto a prendas con tela de seda, queremos compartir un truco muy sencillo. La seda es un tejido maravilloso, elegante y aunque parece ser delicado, las prendas elaboradas de este material son muy resistentes. Incluso, pueden quedar limpias con tan solo colgarlas dentro del cuarto de baño cuando vayas a ducharte, pues el vapor emitido se encargará de limpiar las bacterias. Sin embargo, recuerda que las manchas difíciles si necesitarán de un lavado en modo delicado.

Otro tipo de tela a considerar de forma especial, son las prendas hechas de cuero. Definitivamente, el cuidado de la ropa de cuero es complicado, ya que debe guardarse en una bolsa, colgada (sin doblar) y realizar la limpieza en seco, utilizando productos especiales para este tipo de tela.

Cargas de ropa recomendadas
Ropa pesada de trabajo Toallas Carga mixta Ciclo de lavado rápido
4 pantalones de mezclilla 12 toallas de baño 4 sábanas (matrimonial) 2 camisas de vestir
2 pantalones de trabajo 9 toallas de mano 2 manteles 1 pantalón
6 camisas de trabajo 6 toallas faciales 6 camisas
4 pantalones de deporte 6 toallas de baño
5 camisetas de deporte 7 camisetas
4 fundas
9 pantalones cortos
6 toallas faciales
5 pañuelos
3. Proceso de secado ideal

Dentro de las prácticas comunes, el uso de la secadora ha sido tan normalizado que no se cuestionan sus resultados y beneficios. Al terminar el ciclo de lavado, la mayoría de las lavadoras comienzan a secar la ropa para que al sacarla del aparato se encuentre casi lista para vestir, pero este proceso le hace daño a la mayoría de las telas al desgastarlas o adelgazar el tejido. No obstante, puedes escoger un secado de menor tiempo y terminar el proceso con un tendido normal.

Tips para el uso de la secadora:

  • Utiliza ciclos adecuados agrupando tus prendas según el tipo de tejido.
  • Procura realizar cargas completas, si necesitas secar poca ropa ajusta el nivel de temperatura y nivel de secado.
  • Seca las toallas y/o ropa de algodón más pesada en una carga aparte de la ropa ligera; evita secarlas excesivamente.
  • Usa el ciclo de enfriamiento progresivo para que la ropa termine de secarse con el calor residual de la secadora.
  • Evita incluir prendas que contengan goma, plástico o pedazos de metal, tenis, chanclas, pantuflas, baberos o bolsos plásticos ya que pueden derretirse o quemarse.
  • Considera que sobrecargar la secadora solo forzará su mecanismo, requiriendo más tiempo de secado y mayor consumo de energía.
  • Para un mejor cuidado de la secadora, ubícala en un lugar seco, bien ventilado o si es en un lugar cerrado conéctala con un tubo de salida al exterior.

Ahora bien, el consejo principal es tender la ropa para secar de forma natural, aunque esto no debe hacerse bajo un sol radiante. La luz directa del sol crea en las prendas un efecto acartonado, dañándolas y reduciendo su color, así que se recomienda dejar secar por la mañana antes del medio día o después del atardecer.

Asimismo, cada tipo de ropa deberá secarse en un proceso diferente. Las camisas es mejor colgarlas en ganchos de plástico para evitar su deformación. Con los pantalones, sudaderas y demás prendas que no se deforman fácilmente, se recomienda voltearlos al tender a fin de cuidar el color y evitar que pierdan sus detalles estampados y aplicaciones.

4. Utiliza los productos idóneos

Debes tener claro que un aspecto a considerar al momento de aprender cómo lavar ropa negra o de color, es dejar de utilizar el jabón en polvo. Este producto puede llegar a opacar las telas, reducir el color original y dejar manchas en las prendas si no se enjuagan bien.

Adicionalmente, las lavadoras actuales son más cuidadosas con la ropa por lo que, en general, están programadas para lavar solo con jabón líquido y productos especiales, justo como el detergente HE. Este es un jabón que cuida los tejidos, el color original y la textura natural de las prendas.

Detergente HE

En resumen, te recomendamos aplicar estas buenas prácticas de lavado y secado:

  • Clasifica tu ropa por color, tipo de tela y nivel de suciedad.
  • Elige el detergente adecuado, preferentemente líquido.
  • Utiliza el tamaño de carga sugerido.
  • Lava tus prendas al revés para mayor protección.

Con estos consejos sobre cómo lavar ropa de color o negra, podrás cuidar en mayor medida tus prendas y ahorrarás al alargar su tiempo de vida útil. Descubre en Home Depot los productos exclusivos para el cuidado de la ropa, así como las mejores recomendaciones para tu hogar.

¿Podemos ayudarte? Llámanos al 800 004 6633