TC_D29_18
10013
true
[ ]

Conoce los tipos de hornos para tu cocina

Los hornos son electrodomésticos que generan calor, cocinan alimentos y mantienen los platillos a cierta temperatura. Dentro de las posibilidades de estos aparatos del hogar, puedes encontrar una diversidad de tipos de hornos que se diferencian por la energía que utilizan.

De esta manera, existen hornos tradicionales, de convección, microondas, tostador o de vapor. Algunos funcionan por medio de electricidad o con una conexión de gas, sin embargo, el fin de los hornos es el mismo: ayudarte en la preparación de platillos, calentar o descongelar comida. En esta ocasión, nos enfocaremos en conocer las diferencias entre un horno de convección y uno convencional.

Horneando galletas

Tipos de hornos: características y funciones

1. Horno de microondas

Un electrodoméstico que no puede faltar en las cocinas es el microondas. Este solo se utiliza para calentar o descongelar platillos ya cocidos, aunque también funciona para preparar alimentos como salsas, palomitas, sopas, comida precocida y recetas para gratinar o fundir ingredientes.

Este aparato trabaja con energía eléctrica, generando ondas electromagnéticas con una frecuencia de microondas de 2,45 GHz. Suele ser de un tamaño mediano universal, manteniendo unos 43-45 cm de altura, 25-27 de ancho y hasta 35 cm de profundidad.

Debes saber que las grasas, agua y demás sustancias de los alimentos absorben las ondas para poder calentar el platillo completo. Es decir, en un horno de microondas no es posible cocinar alimentos desde su interior, por lo cual se recomienda utilizarlo para la cocción de caldos y preparaciones sin rellenos o capas exteriores.

2. Hornos de vapor

El horno de vapor ha llegado como una alternativa para cocinar de forma saludable. Este horno lleva el proceso de cocción a través del vapor seco con alrededor de 100 °C y 5 kW de potencia eléctrica, con lo cual puede cocinar alimentos libres de grasas, conservar sus nutrientes, vitaminas o minerales, y mantiene el calor para una cocción homogénea.

3. Hornos clásicos

Un horno convencional o clásico se puede encontrar en la mayoría de las estufas, ya que es un complemento para la cocina muy útil. Este aparato genera aire caliente para el horneado y puede funcionar de dos diferentes formas: con combustible o una resistencia eléctrica. En el primer caso, el flujo de gas se mantiene constante y así se mantiene la temperatura ideal en el horno. Pero, con el sistema eléctrico, primero calienta el aire un termostato para encender y apagar varias resistencias, con el fin de mantener la temperatura en el mismo nivel.

Otra característica importante de estos hornos, es que se deben precalentar antes de introducir los alimentos a cocinar y es recomendable estar vigilando su uso. Este electrodoméstico suele cocer mejor al colocar el platillo en la parte más cercana a la fuente de aire. De esta forma, el sistema de cocción tiene una mayor efectividad dependiendo del lugar donde se coloque el recipiente, así que lo más recomendable es ubicarlo en la parte de arriba o la rejilla más alta para lograr una cocción completa.

4. Hornos de convección

Entender qué es un horno de convección implica estar en tendencia respecto a la última tecnología para la preparación de alimentos, pues estos se han integrado como un equipo indispensable en las cocinas del mundo. Si bien, requiere de un amplio espacio en la cocina, esta clase de electrodoméstico es tan eficaz porque mantienen una temperatura uniforme sin importar el lugar donde se ubiquen los alimentos o la cantidad de estos.

Gracias a su sistema de ventiladores internos, el calor circula dentro del horno para cocer todos los platillos desde su interior hasta su exterior. Un horno de convección puede funcionar por medio de gas o electricidad y hay una gran diversidad de tamaños o potencias dentro de la industria. Además, parte de sus beneficios es que no mezcla los sabores ni olores.

Circulación del aire con el sistema de un horno de convección

¿Cuál es la diferencia entre horno de convección y normal?

Como puede observarse, el horno clásico o convencional y el horno de convección pueden funcionar con gas o de forma eléctrica, por lo cual muchas personas llegan a creer que son exactamente iguales. Sin embargo, el sistema que dispersa el aire caliente es la característica diferenciadora, ya que en un horno normal el aire solo sale de una zona en específico y en el horno de convección el aire se mueve con un ventilador, el cual gira para hacer circular el calor por todo el espacio interior.

Otra diferencia entre horno de convección y normal es que el primero cuenta con un tercer generador de calor que, en conjunto con el ventilador, genera una mayor cantidad de calor para llegar a temperaturas altas de forma más rápida. Con ello, el horno de convección mantiene una temperatura constante y se pueden obtener alimentos más crujientes, tostados u horneados.

No obstante, la mayoría de las recetas que se pueden encontrar, fueron creadas para su preparación en hornos clásicos y sus niveles de calor, así que es necesario modificar los tiempos de cocción o temperatura en caso de seguir las instrucciones para un horno de convección. En todo caso, cualquiera de los dos sistemas ofrecen un resultado delicioso si se siguen las especificaciones de tiempo-temperatura y se vigila el desarrollo de la cocción.

Ahora que ya conoces lo que es un horno de convección y cuáles son los distintos tipos de hornos que puedes utilizar en tu cocina, escoge el sistema que más se adecue a tus necesidades y elige tu horno ideal. Recuerda leer el manual de tu horno para instrucciones de cocción y uso, para que puedas disfrutar de tu electrodoméstico por mucho tiempo.

¿Podemos ayudarte? Llámanos al 800 004 6633