TC_D28_10
10004
true
[ ]

Cómo cuidar tus orquídeas

Si quieres saber cómo cuidar una orquídea y mantenerla feliz y floreciendo solo tienes que seguir estos consejos.

Flores de orquídea rosas

¿Cómo seleccionar una orquídea sana?

Si quieres que tu orquídea dure por más tiempo, tienes que verificar que esté sana antes de llevártela a casa, por lo que deberás revisar lo siguiente:

  1. Raíces. Una particularidad de las orquídeas es que son un tipo de planta que se coloca en una maceta con una mezcla de corteza de un tamaño mediano a grande. A las orquídeas les encanta que sus raíces queden expuestas al aire para absorber nutrientes y agua. Al elegir una orquídea, verifica que sus raíces tengan un color verde claro si están secas o un tono verde oscuro si están húmedas.
  2. Hojas y tallos. Selecciona orquídeas que tengan sus hojas verdes, sin marcas amarillas. Verifica que su tallo esté erguido y arqueado. Notarás que en ocasiones el tallo está sujeto con una estaca, éste evitará que se rompa durante el traslado o envío.
Raíces de orquídea saliendo del recipiente

¿Cuál es el mejor lugar para colocar tu orquídea?

A las orquídeas les gusta la luz indirecta y brillante, así que colócalas en habitación con ventanas que den al este o al norte, si es posible. Puedes complementar con luces de crecimiento para obtener flores más bonitas. En caso de alguna helada, aléjalas de la ventana para que no se enfríen.

Debido a la gran humedad que se genera en el baño, éste es uno de los sitios ideales para colocar una orquídea, siempre que cuente con la luz adecuada. También puedes ubicarla cerca del fregadero de la cocina, donde también encontrará un ambiente húmedo.

Orquídea sobre una mesa en la sala

¿Cómo cuidar tus orquídeas según la etapa en la que se encuentran?

Las orquídeas se adaptan a distintas condiciones del clima y hacen uso eficiente de los nutrientes y el agua, así que con estos consejos que te compartimos podrás mantenerlas bellas y saludables durante y después de la floración.

Durante la floración
  1. Ilumina. Las orquídeas florecen en un ambiente con luz brillante, pero es importante cuidarlas de la sobreexposición a la luz solar directa, ya que sus hojas pueden ser quemadas por el sol y provocar la caída de las flores.
  2. Ambienta. La temperatura óptima para prolongar su vida útil oscila entre 15 °C y 25 °C. En climas tropicales, donde hace mucho calor, el nivel de humedad es también más elevado y eso hará que el calor sea más fácil de soportar por la planta. Es indispensable evitar corrientes de aire frío o caliente; por ejemplo, cerca de una ventana abierta, salida de calefacción o aire acondicionado.
  3. Humedece. La orquídea debe tener un nivel de humedad entre 55 % y 75 %. Si notas deformidades en las flores u hojas emergentes, es un probable resultado de la baja humedad.
  4. Bríndales soporte. En ocasiones, tu orquídea requerirá un soporte adicional para los tallos largos que se convierten en flores. Para sostenerlos, puedes insertar una estaca y colocar con cuidado pequeños clips que sujeten el tallo cuando las flores comiencen a emerger.
  5. NO trasplantes una orquídea que esté en flor.
  6. Riega. Mantén un horario de riego constante, de acuerdo con el tipo de sustrato donde hayas cultivado tus orquídeas será la frecuencia de riego de estas:
Mezcla de corteza para orquídea

En corteza

Regar cada 5-8 días, dependiendo de las condiciones del clima. La maceta debe sumergirse hasta saturar de agua.

Mezcla de sustrato orgánico para orquídea

En Sphagnum Moss

Regar cada 16-20 días, dependiendo de las condiciones del clima. Este tipo de sustrato guarda mucha humedad, por lo que debes ser muy cuidadoso con los días de riego; las raíces pueden llegar a pudrirse. Al igual que la corteza, la maceta debe sumergirse hasta saturar de agua y posterior a esto dejar que drene en su totalidad.

Después de la floración

¡Las orquídeas pueden producir nuevos botones florales en la punta del tallo! Así que no te desesperes: con los cuidados correctos y paciencia, volverás a ver brotes nuevos de esta planta.

  1. Corta. Lo primero que debes hacer para cuidar tus orquídeas después de la floración es cortar el tallo floral justo por encima de un "nodo" (una zona de forma triangular en el tallo); esto puede favorecer a la orquídea para generar un nuevo tallo con flores a partir del nodo.
    • Nota: los nuevos tallos florales no se formarán a partir de un tallo que se ha secado (de color amarillo o marrón). Si esto sucede, se debe realizar el paso 3 forzosamente.
  2. Remueve. Se debe remover por completo el tallo floral a 2 cm sobre la base de la planta para que la orquídea enfoque su energía en las hojas y raíces y así pueda crecer fuerte para producir una nueva espiga floral.
  3. Ilumina y riega. Un punto de la flor de la orquídea se forma cuando una raíz comienza a crecer hacia arriba y la punta toma una apariencia puntiaguda (en oposición a una punta de la raíz que es redondeada). Para contribuir con el desarrollo de los nuevos botones, debes busca un lugar con buena iluminación para la orquídea, pero nunca la expongas a los rayos directos del sol. También es importante que riegues la planta con frecuencia adecuada, de acuerdo con el sustrato.

¿Cómo trasplantar una orquídea?

Con el tiempo, la maceta donde se encuentra tu orquídea dejará de ser funcional por dos razones:

  1. Las raíces se quedarán sin espacio para crecer.
  2. La mezcla de tierra y sustrato se volverá más compacta y comenzará a retener mayor humedad aumentando la posibilidad de que las raíces se empapen y pudran.

Por eso, te recomendamos que la trasplantes cada 1 o 2 años en un recipiente de 1 a 2 pulgadas (3 a 5 cm) más grande que el anterior. Sigue estos pasos:

  • Coloca la planta de orquídeas y la maceta en un balde de agua de10 a 15 minutos.
  • Después, retira la planta del contenedor y utiliza unas tijeras para cortar las raíces más viejas. También deshazte de cualquier residuo de cultivo adherido a las raíces.
  • Retira las hojas secas o amarillentas.
  • Coloca la raíz en el nuevo recipiente o maceta.
  • Agrega una mezcla de corteza o material orgánico que llegue hasta las hojas inferiores, justo encima del borde del recipiente o maceta.
Trasplantando una orquídea

Cuidados adicionales

  • Limpia el polvo de las hojas de tu orquídea tallándolas suavemente con un paño húmedo.
  • Inspecciona la planta en busca de alguna plaga como: ácaros o cochinillas. Si detectas alguna, utiliza un insecticida especial para orquídeas.
  • Las orquídeas pueden ser tóxicas, mantenlas fuera del alcance de niños y mascotas.
Trasplantando una orquídea

Con estas recomendaciones estarás listo para hacerte cargo de tus orquídeas, verlas florecer y crecer sanas y fuerte. Además, todo lo que necesitas para realizar sus cuidados lo puedes encontrar en The Home Depot.

¿Podemos ayudarte? Llámanos al 800 004 6633