TC_D28_24
10004
true
[ ]

3 tipos de albercas y cómo cuidarlas

¿Quieres sentirte de vacaciones sin salir de casa? ¡Lo puedes hacer con una alberca! Aquí te contamos sobre los diferentes tipos de albercas que puedes elegir para tu hogar.

Alberca inflable azul en patio

Tener una alberca en casa es la ilusión de muchos, sin embargo, puede requerir una fuerte inversión si deseas construirla en el patio o en el jardín. Afortunadamente, en la actualidad hay diversos tipos de albercas, que logran ajustarse a las necesidades del hogar, tanto si se quiere tener fija como si se desea contar con una para fiestas, reuniones o para esos días calurosos.

Para ayudarte en la elección, y crear un ambiente recreativo en casa, a continuación, te explicamos las características de diferentes tipos de albercas, los cuidados que requieren para garantizar su durabilidad y algunos consejos generales para comprar la más conveniente.

Cuáles son los tipos de albercas para casa

Si bien, para habitar tu casa es fundamental contar con todos los muebles y objetos de uso cotidiano, es primordial hacer algunas verificaciones y realizar ciertas tareas antes de poner todo en su lugar. Entre ellas están las siguientes:

1. Alberca inflable

Esta es una las alternativas más accesibles, pues no es necesario realizar modificaciones estructurales en la casa. Solo se desdobla y se llena de aire con apoyo de una bomba o compresor. Su principal característica es que las hay de diferentes tamaños y formas, lo que las vuelve muy divertidas para los más pequeños. Además de figuras infantiles, algunos diseños incluyen asiento para una mayor relajación e incluso una resbaladilla.

En cuanto a la capacidad, hay diseños de baja capacidad para el disfrute de los niños, así como modelos de hasta 450 lt o más. Sin embargo, cabe destacar que las albercas inflables están hechas principalmente para que los niños y adultos jueguen y se refresquen bajo el sol, que para nadar. Para los pequeños de baja edad, una alberca que les llegue a la cintura será lo ideal.

En sí, este tipo de albercas están fabricadas con plástico, ya que le entregan mayor durabilidad y resistencia frente a la humedad y las inclemencias del tiempo; no obstante, como parte de los cuidados de alberca inflable es importante que la cubramos con un toldo o ubicarla en la sombra, para que los intensos rayos del sol no dañen el plástico.

La ventaja frente a otras es que es fácil de mover, debido a su ligereza, y rápida de limpiar, dado que la mayoría cuentan con una válvula de desagüe. Aunque es fundamental retirar correctamente la suciedad y el polvo de entre los pliegues, para evitar estancamientos.

Alberca inflable azul
2. Alberca rígida

Este tipo de albercas son más sofisticadas, ya que ocupan materiales como el vinilo y el PVC de alta resistencia. Esto hace que la alberca soporte mejor el uso rudo, los rayos UV y los tratamientos para desinfectar el agua. Además, le da una estructura más rígida y robusta, lo que aumenta la seguridad de los niños. Pueden saltar y jugar sin riesgo a que se rompa o se maltrate, y sus paredes suelen ser más altas, lo que evita que los más pequeños se salgan accidentalmente.

Adicionalmente, son albercas bastante ligeras y fáciles de transportar, de rápida instalación, y prácticas de limpiar, gracias a que cuentan con paredes totalmente lisas. Para que su vida útil sea más extensa, algunas albercas incorporan parches adicionales para reparar el vinilo del fondo. Y para que la experiencia sea más divertida, también hay modelos que incluyen paisajes submarinos.

Alberca rígida con paisaje submarino
3. Alberca estructural

Son parecidas a las albercas rígidas, sin embargo, estas sí se desmontan por piezas para guardarse. Además, suelen ser todavía más resistentes que las anteriores, ya que la mayoría tienen una estructura metalizada. Entre sus principales ventajas están que ofrecen piscinas de mayor capacidad, pudiendo encontrar versiones de hasta 3300 lt o superior, siendo perfecto para adultos.

Por otro lado, al estar hechas con un marco de acero, ofrecen mayor seguridad y resistencia frente a los movimientos bruscos y climas impetuosos. Y lo mejor es que el material resistente a la corrosión, manteniendo el buen estado de toda la estructura. En cuanto al marco de metal, este va sujeto al suelo. Otro punto para considerar es que también hay diseños que incorporan una escalera, debido a que tienen mayor profundidad.

Alberca estructural gris

Cómo dar mantenimiento a las albercas

Si bien, los diferentes tipos de albercas para casa tienen sus particularidades, los cuidados son muy similares, especialmente cuando de conservar el agua limpia se trata. Es importante enfatizar que no por ser removibles es necesario vaciar y llenar diariamente la piscina. Al contrario, con el propósito de cuidar este recurso, hay algunas medidas que se pueden tomar para mantener el agua en buen estado y aprovecharla por varios días.

Estos son algunos cuidados básicos para la limpieza y durabilidad de las albercas, así como para una óptima filtración.

  • Retirar juguetes, hojas, insectos o basura que pueda haber en la superficie con apoyo de un recolector tipo bolsa.
  • Usar una bomba de filtro para darle tratamiento al agua. Lo recomendable es dejarla prendida al menos 2 horas diarias. La efectividad dependerá de la capacidad de limpieza (lt) que tenga.
  • Antes de que el agua entre al proceso de filtrado, podemos depurarla usando una aspiradora barredora. Funciona conectándola a la manguera de una aspiradora.
  • Si la alberca se queda al exterior, hay que cubrirla con una lona u otro artículo para evitar que le caiga suciedad cuando no la estamos usando.
  • La aplicación de cloro es fundamental para prevenir la aparición de gérmenes. Para que se disuelva poco a poco, y no caer en excesos, puedes usar un depósito flotador. Las pastillas de cloro se introducen en él y va dosificando el flujo.
  • Si no vas a utilizar el agua, hay que desecharla. El agua estancada puede potenciar el desarrollo de microorganismos dañinos para la salud y la atracción de plagas.

Conocer los cuidados de alberca inflable, desmontable y rígida, así como las características de cada una, nos ayuda a elegir la más conveniente. En la elección debemos considerar el espacio disponible en nuestro hogar, el número de personas que la usarán y el nivel de exposición a los rayos del sol, pues así determinaremos el tamaño, la capacidad y los materiales más convenientes.

¿Podemos ayudarte? Llámanos al 800 004 6633